¿Acostumbras aguantarte las ganas de ir al baño porque no hay un lugar cerca, no quieres perder tiempo o los sanitarios cercanos no te inspiran confianza? ¡Ten cuidado! Porque tu salud puede verse afectada, sobre todo en las mujeres.

Aguantarse las ganar de orinar, no sólo es incómodo, sino que puede causar algunos incidentes y muchos daños a tu organismo. Todo depende del tiempo de retención.

Por ello, a continuación te decimos los efectos que puedes tener por no acudir oportunamente al baño. ¡Ojo!

A las dos horas

El doctor Nikel Sonpal, profesor clínico auxiliar en el Colegio Tuoro de Medicina Osteopática en Nueva York,  explica que cuando se esperan dos horas sin ir al baño, algunas personas sienten presión abdominal, mejor conocida como cólicos, mientras que otros sienten más urgencia.

A las seis horas

Si te aguantas las heces, podrías perder la urgencia de defecar, pero la acumulación puede provocar estreñimiento.

A las 12 horas

Entre más tiempo dejes pasar sin ir al baño, más sufrimiento tendrás cuando estés en el retrete.

Cuando se llega a este tiempo, el vientre se nota distendido debido a que la presión se acumula hasta el punto que es imposible mantener el estómago plano.

Si continuas esperando para defecar, corres mayor riesgo de sufrir tensiones, sangrado e incluso lagrimeo.

Cuando sigues esperando

En caso de que sigas aguantando más de 12 horas, es posible que requieras de laxantes para poder evacuar o que incluso necesites la ayuda de un médico para sacar la materia muerta de manera manual.

Para evitar todo esto la solución es sencilla: ve al baño en cuanto tu cuerpo te lo pida. Recuerda que nada es más importante que mantenerte sano.

(Con información de Women´s Health)

 

Comentarios

Comentarios