Una de las cosas más molestas en relación a la apariencia física son las verrugas, las cuales pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y que se pueden acompañar de lunares.

De acuerdo a los dermatólogos, las verrugas son la formación epitelial hiperqueratósica, circunscrita y de naturaleza benigna, que surge por la infección de células epidérmicas por algunos genotipos del virus del papiloma humano (VPH). Es decir, cualquier lesión excrecente que puede incluir nevus (lunares), angiomas, queratosis seborreicas o acrocordones.

Las verrugas pueden aparecer en cualquier momento. En un 10 y 15% de los casos, surgen en edad pediátrica, siendo las niñas quienes más las presentan a los 13 años, mientras que los niños lo hacen a los 14,5 niños.

¿Qué las provoca?

Si bien todas las verrugas parecen todas iguales, existen cuatro tipos:

  • Comunes
  • Planas
  • Plantares
  • Genitales

El doctor Román Barabash Neila, dermatólogo del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, explica que por ello, las verrugas no son hereditarias como usualmente se ha creído, sino que se contraen por el contacto cuando se tienen pequeñas roturas en la piel o en las mucosas, teniendo un período de incubación entre 1 y 6 meses.

“Son un proceso infeccioso. En lo que si puede haber agregación familiar es en la predisposición a infectarse por el tipo de virus que las origina”, señala.

Para evitar la transmisión, recomienda cuidar bien la piel, mantener una buena hidratación, utilizar protección solar y no usar usar cosméticos o jabones agresivos.

¿Se deben eliminar?

Debido al mal aspecto que dan las verrugas, muchas personas optan por romperlas, lo cual no es recomendable.

Por su parte, el doctor José Carlos Moreno explica que lo mejor es esperar a que el sistema inmunológico las elimine. En el 30% de los casos, desaparecen en seis meses y en el 40% en dos años.

“¿Cómo saberlo? ¿Están justificadas terapias muy agresivas? Con respecto a la primera cuestión solo existe una respuesta: esperar. En referencia a la segunda dice que es necesario tomar una actitud activa, “no necesariamente agresiva”, ya que considerando las cifras la mayoría de las verrugas no involucionan, aumentan de tamaño, son contagiosas, pueden producir dolor y resultan antiestéticas”, concluye.

(Con información de Infosalus)

 

Comentarios

Comentarios