NACIONAL, POLÍTICA, PORTADA

“Si siguen así (Peña y Videgaray), entonces serán los satanaces del siglo XXI”

VICENTE BELLO

México.- Cuando camino iba a su ratificación como embajador de México en los Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez contuvo la respiración, miró a Miguel Barbosa Huerta, y entonces escuchó de éste: “Yo quisiera preguntarle a Gerónimo Gutiérrez si él en su relación con el hoy canciller, fue también de los que sugirieron invitar a Donald Trump cuando estuvo de visita con el Presidente Peña, siendo candidato Donald Trump de una contienda que lo llevó a la Presidencia de la República”.

El jueves 23 de febrero, el Senado de la República lo tenía ahí, en espera de que lo ratificaran. Y no, no sólo había sido Manuel Bartlett quien lo centraba, a él y a su jefe, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto. También Miguel Barbosa Huerta le centró la pregunta entre ceja, oreja y…

“Ese fue un error garrafal, un error diplomático”, remachó Miguel desde la tribuna. “Como error hoy es que el Presidente Peña haya recibido al secretario de Estado y al secretario de Seguridad Interior. La política del doble lenguaje”.

Peña Nieto acababa de recibir a los secretarios de Estado y del Interior de los Estados Unidos. Inauditamente Peña volvía a bajar al suelo la investidura de la Presidencia de México, al ponerse a platicar con dos empleados de Donald Trump, como si éstos tuvieran el nivel de presidentes de la República.

Miguel Barbosa, muy incisivo, continuó: “Aquí acaban de declarar los señores (se refería a los secretarios estadounidenses), por cierto para el PRD no bienvenidos a México, acaban de declarar que las deportaciones no serán masivas y que el Ejército no participará. Pero por la mañana Donald Trump da una conferencia donde dice que el asunto de la deportación de migrantes es un asunto con características militares”.

Y saeteó Barbosa: “¿Cómo puede haber un diálogo entre dos países, cuando hay una permanente agresión de uno a otro?”

Y entonces, en alusión a Enrique Peña Nieto, a Luis Videgaray Caso y al, en ese momento, embajador en ciernes, Barbosa Huerta dijo: “Que no se equivoquen los señores del gobierno federal; ¡que no se equivoquen!, porque si continúan así, haciendo cosas de las cuales el pueblo de México tenga una condena y una sanción, pasarán a ser los satanás del siglo XXI”.

El senador perredista hubo dicho al Pleno hacía un instante: “Yo me preguntaría si Gerónimo Gutiérrez tiene la estructura de personaje político con una visión patriota del ejercicio de la función pública, porque lo que necesitamos no es alguien que vea que la relación entre México y Estados Unidos sólo tiene una prioridad, la prioridad de resolver la parte comercial y económica, sino que exprese una posición patriótica, respecto al conjunto de los asuntos que componen esta crisis”.

Y se preguntaba otra vez: “O es que acaso él (Gerónimo) será también parte de la estrategia anuente, acompañante del gobierno de la República, en relación a lo que está ocurriendo con Estados Unidos? ¿Cuál es su opinión para calificar el asunto del muro?”

Hasta la sobrina de Felipe Calderón, la senadora panista Mariana Gómez del Campo, criticó la pasividad del gobierno en este conflicto inédito con Estados Unidos: “Vivimos una crisis sin precedentes en la historia reciente, una etapa de definiciones en las que exigimos que el gobierno federal deje la tibieza y actúe firmemente en pro de la defensa de la dignidad de México y de los mexicanos dentro y fuera de nuestras fronteras”.

El senador pvemista Juan Gerardo Flores dijo: “Gerónimo Gutiérrez tiene los conocimientos y la experiencia para poder interpretar en forma oportuna las discusiones que tienen lugar en las distintas arenas de los Estados Unidos: la arena mediática, la arena política, la arena social, en fin”.

El PRI habló a través de Jesús Casillas dijo: “Como ya se dijo aquí, México y Estados Unidos hemos sostenido una relación de más de 196 años, siempre en el marco de la colaboración mutua, defendiendo los intereses de cada una de las naciones en lo comercial, en lo social, en lo político, en lo académico, en seguridad, en migración, y en ese intercambio académico y científico que a lo largo de la historia hemos llevado a cabo. Sin embargo, hoy la coyuntura nos presenta un gran reto y una oportunidad para que México saque la casta”. Y sostenía que Gerónimo “no es un improvisado”.

Manuel Cárdenas, ex priísta, hoy senador del otrora partido de Elba Esther, el Panal, dijo: (Gerónimo Gutiérrez) “es perfectamente transitable, el conocimiento, las habilidades, las destrezas, su experiencia en el aparato público hacen evidente la idoneidad de quien nos hace llegar el Presidente Peña Nieto”.

Turno de Fidel Demédicis, perredista, aconsejó al nuevo embajador a “que no haga como los gallos que tienen miedo, que tire con las patas encogidas. Pues Trump, hablando de una similitud, ya se puso una navaja de dos o de tres pulgadas, y al embajador lo vamos a mandar sin navaja frente a un gallo mañoso como ese, y luego sin defensa, pues la tiene complicada el ciudadano Gerónimo Gutiérrez”.

El senador entonces advirtió, en alusión al embajador mexicano: “El empleado se va a poner duro en la medida en que el Jefe se ponga duro; es decir, si el ciudadano Presidente de la República no marca con claridad cuál es la estrategia para defendernos de las agresiones de Trump, pues entonces el compañero embajador ¿cuál es la línea política o cuál es la línea estratégica que va a seguir en Estados Unidos? ¿También va a ser de ocurrencias?”

Comentarios

Comentarios

24 Febrero, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.