POLÍTICA

protestas gasolinazo: El síntoma de una crisis más grande

 

México está viendo otra ola de protestas y la escasez de la violencia y el gas no son el verdadero problema.

por: Edgardo Buscaglia

Edgardo Buscaglia es un derecho y economía Senior Scholar en la Universidad de Columbia en Nueva York.

 

En las últimas semanas México ha sido testigo de un aumento sin precedentes en la violencia social causada por la escasez de gasolina y un aumento del 14 al 24 por ciento en los precios. Este incremento, que se justifica oficialmente con la eliminación gradual de los subsidios del gobierno, es un golpe duro para los pobres de México, que constituyen el 50 por ciento de la población.

 

La escasez de combustible vienen como los mexicanos se han enfrentado a un descenso gradual del poder adquisitivo debido a la inflación de los precios de la canasta más básica de bienes y servicios necesarios para la supervivencia.

 

Desde hace más de una década, la población también ha sufrido las consecuencias de la corrupción política generalizada y obscenos niveles de inseguridad, con más de 28.000 desapariciones forzadas desde 2007, cientos de miles de personas asesinadas en la “guerra contra las drogas” y un tsunami de otras violaciónes de derechos humanos.

 

 

México: Protestas rabia mientras los precios del petróleo se disparan un 20 por ciento

 

No es sorprendente, por lo tanto, que las protestas se volvieron violentas. Las estaciones de gasolina fueron atacadas y quemadas y más de 500 personas detenidas durante los enfrentamientos entre manifestantes y la policía mexicana, respaldado por las fuerzas armadas, en 28 de los 32 estados del país.

 

Pero la ira pública no ha sido el único responsable de los actos de vandalismo. Los testigos han afirmado que los manifestantes violentos están siendo pagados por el gobierno para interrumpir y deslegitimar las protestas pacíficas. Cuentas de redes sociales falsos también se han utilizado para estimular el vandalismo.

 

La actual crisis socioeconómica está vinculada a la reciente privatización del monopolio petrolero estatal Pemex. Las consecuencias sociales y económicas nefastas de su venta se esperaba en medio de la corrupción política incontrolable, junto con la falta de regulación económica y estado de derecho. La venta de PEMEX se adelantó después agresivo lobby de negocios internacionales y un fuerte respaldo del gobierno de Estados Unidos.

 

La crisis actual se ve agravada por los carteles del crimen organizado el robo y contrabando de grandes cantidades de petróleo mexicano a los mercados de Estados Unidos informales y locales.

 

No obstante, esta crisis social relacionada con el petróleo es sólo la última manifestación de la violencia social y política que envuelve México durante la última década. México está sufriendo actualmente de dos males paralelos y relacionados que explican los niveles de violencia sin precedentes.

 

Un estado de la delincuencia organizada

 

A finales de 1980 México inició su transición política de un régimen autoritario de partido único hacia lo que ahora es un “compinche” sistema político capitalista con bajos niveles de inversión bloquear el desarrollo democrático y con partidos políticos altamente corruptos infiltrados por el crimen organizado.

 

A lo largo de este período hasta la actualidad, la mayoría de las empresas estatales prestan servicios de salud, agua, aceite y otros productos básicos se están transfiriendo gradualmente a amigos políticos y oligarcas. Estas personas no tienen inclinación a buscar innovaciones tecnológicas o para generar empleo.

Como resultado, surgió una economía formal no competitivo asfixiante que proporciona mexicanos con acceso inadecuado a los servicios básicos y fomenta la expansión de una economía informal. Este último está absorbiendo actualmente a millones de jóvenes sin empleo, vulnerables a la explotación por el crimen organizado como generadores y las víctimas de la violencia.

 

Una segunda causa de la violencia social proviene de la élite política que se enriquece mediante el bloqueo de los controles económicos legisladas en la financiación de las campañas y abusando sistemáticamente el presupuesto del gobierno para participar en negocios legales e ilegales privadas, algunas dedicadas al contrabando de petróleo.

 

Los ex gobernadores de los estados de Aguascalientes, Coahuila, Tamaulipas y Veracruz se han enfrentado a las investigaciones realizadas por los Estados Unidos y los tribunales europeos sobre el crimen organizado y el blanqueo de dinero que presuntamente han participado en las cargas del crimen organizado -. Como es el caso de Javier Duarte (gobernador de Veracruz hasta octubre de 2016) – sólo están siendo tratada por el sistema judicial mexicano debido a los informes de investigación anteriores de valientes periodistas mexicanos (algunos de los cuales han sido asesinados por su trabajo) publicada con arreglo a las presiones internacionales de los Estados Unidos y las agencias de seguridad europeas.

 

La reforma es la solución

 

No se puede esperar que la actual mayoría de los políticos de la mafia ligada propondrá anticorrupción reforma s para detener esta situación trágica. La experiencia internacional indica que este atolladero de la violencia social en combinación con un estado crimen organizado impulsado puede ser contenido y revirtió sólo a través de la actuación de reforma del sistema electoral como el catalizador de todas las demás reformas posteriores contra la corrupción.

 

Una sociedad civil unificado debe presionar urgentemente una reforma electoral para asegurar que México desplaza a la selección transparente de los candidatos y la implementación de las primarias abiertas.

 

 

Documental Destacado – recolección ordinaria: La venta de petróleo de México

 

Además, tres auditorías económicas paralelas e independientes deben aplicarse a todos los candidatos políticos. En primer lugar, una auditoría económica de cada candidato a llevarse a cabo por un auditor independiente del estado; en segundo lugar, una auditoría económica de financiación de las campañas de todos los partidos y candidatos que se llevó a cabo por las redes de la sociedad civil legalmente establecidas; y en tercer lugar, una auditoría aleatoria llevada a cabo por una comisión electoral independiente a mano a mano con fiscales especializados autónomas.

 

Estas auditorías deben ser apoyadas por el establecimiento de una protección para los denunciantes y una ampliación de los programas internacionales de protección de testigos. Un futuro tribunal penal regional de América Latina puede proporcionar asistencia adicional para los casos de corrupción complejos de alto nivel del sector público con un componente crimen organizado que los tribunales mexicanos no están dispuestos o son capaces de manejar.

 

Los anti-mafia y anti-corrupción políticas experiencias exitosas de Colombia, Italia y Rumanía reducen la violencia social y el crimen organizado controlados porque los políticos corruptos fueron acusados ​​después de las reformas electorales se llevaron a cabo, con lo que la nueva “sangre limpia” a la política. La sociedad civil local, las organizaciones internacionales y los Estados, como los EE.UU. y Canadá apoyó estas acciones.

 

Sólo este tipo de enfoque de la sociedad civil con el respaldo internacional a la limpieza de todos los niveles del estado mexicano traerá el capítulo más sangriento de la historia moderna de México a su fin.

 

Dr. Edgardo Buscaglia dirige equipos sobre el terreno en 114 países en todo el mundo desde 1990, se centró en asesorar a las autoridades públicas y la sociedad civil sobre la manera de combatir y prevenir la expansión de las redes criminales. Dr. Buscaglia es un derecho y economía de alto nivel académico en la Universidad de Columbia en Nueva York y el Presidente del Instituto para la democracia de ciudadanía y estado de derecho en México.

 

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Al Jazeera.

con información de http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2017/01/gasolinazo-protests-symptom-bigger-crisis-170109101944594.html

Comentarios

Comentarios

10 Enero, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.