Somos el sitio líder de estilo de vida en México y América Latina. Sumamos a los mejores expertos, para mejorar tu calidad de vida.

 

Aunque nos parezca “irritante” o “frustrante”, en ocasiones la somnolencia que experimentamos durante un episodio de gripe, dolor de estómago u otro tipo de enfermedad no tiene nada que ver con el estado de salud, sino con la ingesta de algunos medicamentos que producen sueño.

 

El sueño es un proceso biológico complejo, por lo que a veces es difícil saber qué productos químicos en un fármaco son responsables de causarlo; sin embargo, este efecto se debe a que producen una alteración en los neurotransmisores (dopamina, epinefrina, serotonina, histamina…), los cueles se encargan en mantener alerta al cuerpo”, señala la National Sleep Foundation.

 

Los más frecuentes, y que algunos son de venta libre son:

 

Agentes bloqueadores alfa- adrenérgicos. Se utilizan en el tratamiento de la presión arterial alta.

Antidepresivos. Básicamente su actividad sedante se debe a sus propiedades antagónicas a nivel muscular y mental

Antihistamínicos. Son medicamentos que tratan síntomas de alergia cómo  congestión nasal, estornudos, picazón en ojos

Antieméticos. Se utiliza para controlar las náuseas y los vómitos

Antiinflamatorios no esteroides (naproxeno, ketorolaco, piroxicam)

Vitamina A en dosis excesivas

 

Existen otras opciones naturales que también pueden inducir una somnolencia debido a que están compuestas por valeriana, melisa, espino blanco y pasionaria; plantas que poseen un efecto somnífero.

 

Si experimentas sueño en exceso, y estás bajo un tratamiento médico, es importante que reflexiones sobre el riesgo que conlleva este efecto secundario durante tus actividades; ya que puede hacerte vulnerable a un accidente laboral o de tráfico.

 

Pregunta a tu médico si existe otra opción que no te ocasione sueño. ¡Tu salud es tu responsabilidad!

con información de salud180.com

Comentarios

Comentarios