Por: Víctor H. Mendoza M.

Loma Bonita, Oaxaca. – Nadie había pensado jamás que el material tan común en la zona de la cuenca del papaloapan, como la celulosa (la sustancia solida blanca y amorfa que forma parte de las paredes celulares de la mayoría de hongos y vegetales) y la ceniza de la caña de azúcar, fueran en conjunto la solución para abatir hasta en un 50% el costo de construcción.

Martha Poisot y Axel Villavicencio, ambos orgullosamente investigadores de la UNPA (integrante del Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca) Campus Tuxtepec, desarrollaron una fórmula que usando estos elementos mencionados (celulosa y ceniza de caña de azúcar) superan las cualidades del cemento o concreto, haciendo un material más resistente, anticorrosivo y con un soporte de hasta 750 kg por centímetro cuadrado a diferencia del cemento el cual cede ante solo 250 kgs de peso, es más frágil a la corrosión de los elementos.

El ahorro del agua es solo uno de sus beneficios ya que en la elaboración de este material bautizado por sus creadores como PAS solo usa el 20% del agua que se usa para fabricar el cemento, su textura y rendimiento permite usar hasta un 30% menos de producto para la construcción comparándolo con el cemento, y al final del proyecto ¡esto representa hasta un 50% menos en el costo de la construcción!

Este ingenioso invento se ha ganado el primer lugar en el concurso Newton Fund Video, organizado por la Real Academia de Ingeniería de Londres, e Inglaterra.

Por el momento solo han llegado a la fase de aplicación en casas modelo demostrando su fortaleza y resistencia superior al concreto, y los investigadores han declarado que iniciarán la fase de mercadeo del producto con el objetivo de hacer llegar este producto de bajo costo a quienes se beneficiaran del mismo, aunando el ahorro y el cuidado del medio ambiente.

Comentarios

Comentarios