NACIONAL, POLÍTICA, PORTADA

Otro golpe del PRI y PAN a la función del contrapeso constitucional

VICENTE BELLO/ TREN PARLAMENTARIO

México.- El PRI –con ayuda del PAN y Pvem- dio ayer otra vuelta de tuerca a esa maquinaria de autoritarismo con la que tienen sometido al Congreso de la Unión, cuando hicieron que el Pleno del Senado aprobase una reforma a la Ley Orgánica del Congreso de la Unión que quita definitivamente la obligación al presidente de la República de apersonarse ante los 628 legisladores del Congreso mexicano para rendir su informe anual.

Aunque esta quita de dicha obligación presidencial ya había sido mandatada desde que esos mismos tres partidos –entonces apoyados también por el sector perredista a fin al chucho mayor Jesús Ortega- reformaron el artículo 69 constitucional, en el año 2008, dicha reforma constitucional no la habían reflejado todavía en la ley orgánica de marras.

El motivo de aquella reforma a la Constitución no fue otro que despresurizar la presidencia de Felipe Calderón Hinojosa, quien se la pasó sin ir nunca a la Cámara de Diputados –con excepción el día en que muy atropelladamente ingresó al recinto grande de San Lázaro para ser ungido como presidente de la República, y el día, seis años después, en que entregó la banda presidencial al actual mandatario Enrique Peña Nieto.

Calderón virtualmente vivió su administración a salto de mata, teniendo como escudo al ejército y la marina, por haberse literalmente robado la Presidencia de la República. Nunca en su sexenio, y hasta la fecha, ha podido arrancarse de la salea la acusación de que era un usurpador.

Si a Vicente Fox, su antecesor, le fue como en feria el 1 de septiembre de 2006, último informe presidencial, a Calderón se le vaticinaba algo mucho peor. Y en su primer informe presidencial, el 1 de septiembre de 2007, de plano ni siquiera se presentó. Sólo envió su informe por escrito a través del secretario de Gobernación.

Esto de llevar a San Lázaro el informe presidencial a través de un propio, para no tener que ir el presidente de la República, fue legalizado con una reforma al 69 constitucional que hasta la fecha perdura.

Los secretarios de Gobernación en turno son los encargados de apersonarse con el mamotreto de cinco kilos, en un salón anexo al recinto grande –justo cuando diputados y senadores sesionan bajo la figura de Congreso general-. Se hecha un discursito y se va.

Pues ahora, el PRI ha dado la repasada final: bajó el 69 a la Ley Orgánica. Y esto fue lo que criticaron unos y justificaron otros:

Martha Angélica Tagle Martínez, del PRD: “Ni siquiera intentó hacer esta reforma un verdadero formato de rendición de cuentas; un verdadero formato en el que el Ejecutivo presente y rinda cuentas a la Nación en el Congreso de la Unión; un formato en el que los Secretarios no solamente vengan a presentarnos algunas ideas donde no hay un verdadero cuestionamiento como hay en otros sistemas en el mundo; o lo que es peor, por si no se dieron cuenta, este año ni siquiera tuvo que comparecer el Secretario de Gobernación”.

“Y hoy con esta reforma venimos a validar eso, eso que no podemos llamar rendición de cuentas, es un derecho que tienen los ciudadanos a conocer qué es lo que se está haciendo en el país, y lo que estamos haciendo el día de hoy, supuestamente para armonizar la Ley Orgánica del Congreso de la Unión al artículo 69 constitucional que, insisto, nunca se debió de haber reformado, es simple y sencillamente validar un formato que nada tiene que ver con la rendición de cuentas, y limitamos con ello el derecho de la ciudadanía a conocer de vida voz y de parte de los titulares del Ejecutivo cuál es el estado que guarda la Nación.

Alejandro Encinas Rodríguez: “La solución debería de ser otra, debería de regresarse no sólo a la presencia del Ejecutivo ante el Congreso a informar y a rendir cuentas de su gestión, sino también abrirse al debate, a la réplica con las y con los legisladores.

“No veo por qué seguir eludiendo esta situación y seguir protegiendo  la imagen de un Presidente renuente a rendir cuentas, y más en los momentos tan difíciles que vive nuestro país”.

Y el senador del PRI Sofío Ramírez, quien, de entrada, rememoraba el informe como “la fiesta de México”, de la que, recordó, “hasta se suspendían clases porque viene el señor presidente de la República a rendir su informe”…

Apostilló Sofío: “¿Dónde se descontextualizó este nacionalismo? Cuando en un pleno ejercicio de libertad de expresión, de facultades y competencias, en el Congreso de la Unión, en Cámara de Diputados, muchas veces no se permitía el acceso a los presidentes del partido que fuese, o muchas veces en el Pleno no se guardaban, ni se respetaban los protocolos o los procedimientos legislativos.

“Lo que antes era una motivación o una alegría, se pasaba quizás a una vergüenza nacional, cuando veíamos a diputados locales, no importando el partido, que finalmente en su derecho y en su libertad, en sus facultades se expresaba sin guardar los procedimientos y los protocolos que para el caso era necesario poder respetar.

“Hoy lo que se pretende es armonizar, seguir en la transparencia y la rendición de cuentas, en el Informe del señor Presidente de la  República, armonizar el artículo 7 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, o el artículo 69 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para que pueda ser por escrito”.

Este proceso legislativo continuará en la Cámara de Diputados.

Comentarios

Comentarios

2 marzo, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner