PORTADA

Expediente 2017: Reparto del pastel Yunista

Luis Velázquez

Veracruz.-16 de marzo de 2017.- Las tajadas más grandotas del pastel panista con la elección de los candidatos a ediles de Veracruz se están repartiendo en tres partes.

Una parte, para Miguel Ángel Yunes Linares.

Otra, para Miguel Ángel Yunes Márquez.

Y la tercera, para Fernando Yunes Márquez.

La dinastía Kennedy del Golfo de México “en la plenitud del pinche poder” que dijera el gran góber fogoso.

Claro, unas tajaditas, chiquitas, para los líderes tradicionales, antiguos, puros, del partido azul: Pepe Mancha, Víctor Serralde, Enrique Cambranis, Joaquín “El chapito” Guzmán Avilés, Germán Yescas y Julen Rementería del Puerto.

Y en unos casos, un pedacito tan pequeño apenas perceptible.

Pero como quienes suelen quedarse con las tajadotas a veces se empachan, según las versiones, el clan de los Yunes azules ha llegado a enfrentarse y confrontarse, y en nombre del 2018, quizá, acaso, han sido civilizados.

Pero con fracturas internas guardaditas en el pecho.

Por ejemplo, el caso Orizaba con el candidato a la presidencia municipal.

Daniel Zairick es primo hermano de Alejandro Zairick, el secretario de Desarrollo Económico.

Y en un principio, los Migueles, padre e hijo, garantizaron a Daniel que sería el bendecido por la dinastía Kennedy boqueña.

De pronto, el alcalde, priista además,, enemigo a morir del clan de los Zairick y ciego adorador de Porfirio Díaz Mori, se interpuso y para llevar las contras a su partido, cabildeó la posibilidad de que su cuate Hugo Chahín fue nominado por la alianza del PAN y PRD.

Entonces, Yunes Linares fue convencido de la posibilidad, basado en que el presidente municipal tiene la infraestructura y la estructura y la maquinaria electoral de su lado.

Así, se concitó el jaloneo normal en tiempo de elecciones internas en los partidos políticos, y trascendió el cambio de jinete en el caballo a la mitad del río.

En respuesta, Miguel Ángel junior pidió una encuesta para decidir entre Daniel Zairick y Hugo Chahín, y la que están por aplicar.

Y es que según las versiones de las elites panistas, los tres Yunes están palomeando a los candidatos a las 212 alcaldías y a las 3,500 sindicaturas y regidurías.

Y unos y otros miden fuerza, soñando los hijos en el mayor número de posiciones edilicias… de cara a la candidatura del PAN a gobernador para el sexenio 2018/2024.

En tanto, el trío ha excluido a los dirigentes tradicionales del partido fundado por Manuel Gómez Morín, quien, oh paradoja con el Veracruz actual, era asesor económico de Plutarco Elías Calles.

LOS YUNES EN MEDIO DE DOS CACIQUES

 

En Pánuco también concurrió una diferencia política entre los Yunes azules.

Ricardo García Guzmán, el cacique norteño, ex alcalde y ex diputado local y ex Contralor en dos ocasiones elegido por el PRI, es amigo de Yunes Linares desde que ambos eran estudiantes y noviaban con dos amigas alumnas de la facultad de Odontología de la Universidad Veracruzana.

Los hijos de García Guzmán y Yunes Linares son amigos. Pero Fernando es más, mucho más amigo de los dos hijos del cacique norteño… que su hermano Miguel Ángel.

Entonces, y de acuerdo con las versiones en el interior del PAN, Fernando cabildeó para amacizar la candidatura de García Guzmán, toda vez que el otro cacique, Joaquín “El chapito” Guzmán Avilés, se enceló, sintiendo y presintiendo que se lo estaban activando ex profeso para, digamos, evidenciar su liderazgo social en el norte de Veracruz.

García Guzmán se registró como precandidato a la alcaldía, pero “El chapito” se quedó herido de muerte, con el corazón y las neuronas llenas de resentimiento, a tal grado que ni siquiera, vaya, la posibilidad de la candidatura a senador de la república el año entrante lo calienta.

 

EMPECINADO EN UNA GUERRA POLÍTICA

 

En el pasillo azul se asegura que el alcalde de Boca del Río es el cabildero más intenso de los Yunes para palomar los candidatos a los puestos edilicios.

Pero con una estrategia bien calculada, pues se concentra, digamos, en los municipios más fuertes, con mayor desarrollo económico, con más población electoral y con más presupuesto, consciente y seguro de que si su hermano Fernando ya se registró como precandidato a la alcaldía jarocha, entonces la decisión de la dinastía Kennedy está tomada para que él sea el candidato a gobernador el año entrante.

Y más, porque a ninguno de los líderes tradicionales del PAN se les ha acelerado la bilirrubina para sucesor a Yunes Linares en el trono imperial y faraónico, a tal grado que cuatro de ellos (Pepe Mancha, Julen Rementería, Enrique Cambranis y Joaquín Guzmán) ya levantaron la mano para la senaduría, y en donde competirán con Indira Rosales San Román, titular de la SEDESOL.

Al mismo tiempo, polisémico como es, el góber azul sigue empecinado en una guerra política sin cuartel en contra de los duartistas, 300 de los cuales son investigados en sus trastupijes según la Fiscalía, como una estrategia para fortalecer su imagen de paladín de la ley y la justicia de cara a las seis elecciones en puerta, una este año y las cinco restantes en el 2018.

Y es que cuando la vida se vuelve generosa suele dar en abundancia y de sobra.

 

Comentarios

Comentarios

16 Marzo, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.