POLÍTICA, PORTADA, VERACRUZ

Expediente 2017: El arca de Noé de “El peje”

Luis Velázquez

Veracruz.- “El coco” del PAN, PRD y PRI, Andrés Manuel López Obrador, estará en Xalapa. Llega para abrir las puertas de MORENA a una afiliación masiva. Y en momento estelar. El favorito en todas las encuestas en la carrera presidencial. El más odiado del sistema político que está inspirando una alianza del PRI y PAN para el 2018. Incluido Veracruz, en la disputa por la gubernatura.

Según lo anunciado ofertará a tirios y troyanos su decálogo de honor partidista en que convoca, entre otras cositas, a que “todos nos amemos” y que nadie robe y menos, mucho menos, desee “la mujer del prójimo” y del próximo, la de al lado.

Y si así fuera, entonces, priistas, perredistas, panistas, anexos y conexos, serían admitidos en su arca de Noé, soñando con la utopía social, un país con leyes respetadas y con justicia, hombres públicos honestos, integridad a prueba de bomba.

Con todo, incluso, y como dice el politólogo Carlos Ronzón Verónica, con el sectarismo del tabasqueño, quien ha establecido una ley universal no escrita, la siguiente: en MORENA, primero mi opinión, luego mi opinión y al último mi opinión.

Excluyente con quienes piensan diferente, AMLO también ha caído en el mesianismo político. En todo caso, y hacia “el final del día”, él fundó MORENA y sólo “sus chicharrones han de tronar”.

Tanto que, por ejemplo, ya se cree dueño de la mayoría de las presidencias municipales de Veracruz y hasta de la gubernatura 2018. Su favorito, su Pípila, su Narciso Mendoza, Cuitláhuac García, el profe de la UV y del CBTIS que bailando salsa con pasitos estelares obtuviera 850 mil votos el 5 de junio del año anterior como candidato a la silla faraónica, imperial y embrujada del palacio de Xalapa.

 

PELEA ESTELAR ENTRE MORENA Y PAN

 

Según las versiones, el éxodo priista a MORENA está al rojo vivo en Veracruz. Incluso, del PRD, el partido hecho un cascarón que ha desencantado a la militancia, a la base, pues las cúpulas andan en la rebatinga de los cargos públicos.

Más aún: muchos, demasiados priistas apuestan, cierto, a que la pelea electoral en Veracruz por las alcaldías el 4 de junio se dará entre MORENA y el PAN, pues el PRI está desarticulado.

Pero de igual manera, a que MORENA ganará el 2018.

Desde luego, el 2018 está lejos, pero al mismo tiempo, oh paradoja, cerca. Y cerca, porque ganar el mayor número de alcaldías y de alcaldías con población mayoritaria y recursos facilitará el camino al año siguiente, en que serán elegidos, además, los diputados locales y federales, los senadores y el presidente de la república.

Y si AMLO se impone con MORENA en las urnas este año, entonces sentirán el camino allanado para lanzar del palacio de Xalapa a la alianza electoral PAN y PRD.

Pero con todo y encuestas está por verse. La encuesta, en todo caso, es retrato de un día, mejor dicho, de un instante, el momento en que la encuesta es efectuada. Y más si se considera que en política se vive el tiempo de las emociones y los sentimientos, lejos de los pensamientos y los planes estatal de desarrollo y los resultados en las acciones oficiales.

Si, por ejemplo, la misma elite priista encarcelara a Javier Duarte, entonces, quizá el tricolor remontaría en la expectativa electoral.

Y si el mismo PRI castiga de manera ejemplar a uno que otro duartista, todavía más se afianzaría.

Pero si la Yunicidad también aprieta tuercas y encarcela a varios duartistas, entonces, la seducción del electorado será más difícil. Imprevisible, incluso.

Y si AMLO se la lleva en puro discurso mediático ofreciendo el reino de los cielos en Veracruz, su margen de acción descarrilaría, pues cada elector ha perdido la fe y la confianza en la palabra política.

Ante tanta pobreza, miseria y jodidez sólo cuentan los hechos y los resultados.

 

AGARRÓN ESPECTACULAR

 

Durante doce años, el panismo gobernó desde Los Pinos y en el año 2012 fue lanzado por el priismo. La población se desencantó.

También se ha desencanto, cierto, del priismo, pero de igual manera del panismo en otras entidades federativas.

Y en el caso de Veracruz, la Yunicidad está a prueba, en tanto MORENA con AMLO siguen picando piedra.

Será un buen agarrón.

Y más, porque tanto Yunes como AMLO se han acusado de corrupción.

Y más, porque la familia priista (las elites, las tribus, las hordas, las falanges) viven y padecen un derrotismo que llega, por lo pronto, al año 2024.

Incluso, hay priistas de peso y experiencia y fogueo y capacidades (Regina Vázquez Saut y Mario Zepahua Valencia) pronosticando la derrota tricolor en las urnas este año y el entrante.

Bastaría referir, sin embargo, que la tendencia en la burocracia estatal es que están seguros, por ahora, de que el PRI regresará a palacio de Xalapa en el año 2018.

Por lo pronto, mañana domingo los políticos de todos los niveles en Veracruz tendrán una oportunidad para afiliarse a MORENA, si así, claro, lo consideraran prudente y estratégico.

“París bien vale una misa” decía Ernest Hemingway.

Comentarios

Comentarios

4 Febrero, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner