Raudha iniciaba su carrera como modelo, mientras estudiaba medicina en el Islami Bank Medical College de la ciudad de Rajshahi. Recientemente, la hermosura de sus ojos cautivó a la revista Vogue y formó parte de una de sus portadas.

 

Su muerte aún es inexplicable. La superintendente del lugar, Mahmuda Begum, relató al diario Daily Mail lo sucedido: “Estaba en mi oficina y, de repente, oí gritos de los estudiantes. Los vi apresurándose al segundo piso y tratando de romper la puerta de la habitación de Athif. La puerta había sido cerrada desde el interior y cuando los estudiantes por fin pudieron entrar, quedaron consternados ante lo que vieron”, fueron sus palabras.

 

Según el oficial a cargo de la investigación, Zillur Rahman, todo apunta a que se trató de un suicidio. “Sin embargo, no podemos llegar a ninguna conclusión hasta que obtengamos el informe de la autopsia”, advirtió el oficial al mismo medio.

De acuerdo con el diario Clarín, Athif jamás había soñado ser modelo. Sus deseos eran otros, pero empezó a modelar como un juego hasta que cumplió 18 años, cuando una foto de su rostro en la que resaltaba el color de sus ojos selló parte su destino.

Hace tres años, ella estaba en las Islas Maldivas. Ahí un fotógrafo le tomó un retrato que dio la vuelta al mundo.

 

La imagen causó sensación en medios de comunicación y en redes sociales por el color de sus ojos, un tono esmeralda único.

Posterior a la lamentable noticia, amigos y seguidores le han escrito a ella y a su familia innumerables mensajes de cariño en su página de Facebook.

con información de noreste.net

Comentarios

Comentarios