Somos muchos que a la hora de elegir platillo en un restaurante o buffet optamos por una ensalada verde, con la creencia de que es más saludable. Sin embargo, en ocasiones ésta puede contener un número mayor de calorías en comparación a una hamburguesa.

 

Esto debido a los ingredientes que la componen. De acuerdo con la nutricionista y coach, Fanny Gambín el mayor problema está en las salsas, carnes, nueces que pueden elevar el nivel calórico de este plato a los 700 a las 800 calorías.

 

Para mantener esta alternativa en lo saludable, evita estos errores en su preparación o elección:

 

Si bien es un alimento que te hace sentir más satisfecho, proporciona al cuerpo muy poco valor nutricional, debido a que contiene más agua que vitamina y fibra.

 

Procura que tu ensalada contenga un porcentaje elevado de verdura oscura, tales como la espinaca, hoja de diente de león, verdolaga… Estos son altos en ácido fólico, vitamina A, minerales y fotoquímicos.

 

Estos no añaden  nutriente alguno, pero sí una gran cantidad de calorías, alrededor de 100. Sin embargo, si necesitas algo crujiente en tu ensalada puedes poner una o dos cucharadas de nueces picadas o semillas de linaza, para conseguir esa sensación.

 

Ambos alimentos son altos en ácidos grasos omega-3, los cuales contribuyen a la salud del corazón y sistema nervioso.

 

Aunque es una excelente fuente de calcio y proteínas, también contiene una alta cantidad de sodio u grasas saturadas.

 

Pero si no quieres excluirlo de tu diera procura solo ingerir una cucharada o dos de este alimento.

 

Sin duda es el elemento que le da sabor a las ensaladas, pero también el que le aporta más calorías vacías; en una cucharada puede existir hasta 200 calorías.

 

Renuncia a este tipo de preparación y elige mejor exprimir un limón fresco o bien una vinagreta balsámica.

 

Ahora que ya conoces la forma en que arruinas tus ensaladas, podrás evitarlo y así consumir un plato realmente saludable.

con información de salud180.com

Comentarios

Comentarios