Tener hábitos saludables no es difícil, sólo basta de disposición, mucho compromiso y una buena estrategia para comenzar y posteriormente no abandonar.

Existen diversas teorías sobre el cambio conductual como las 83 identificadas por la Universidad de Bristol y University College London, que pueden ser de utilidad para vivir de una manera más saludable. Todas abarcan el campo de la sociología, antropología, economía y filosofía.

Sin embargo, B.J. Fogg, fundador del Laboratorio Tecnológico de Persuasión de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, hay un método más sencillo que ayuda a adoptar hábitos saludables.

“La clave es un tanto controversial: lo que hay que visualizar y concebir no es el objetivo final, sino las acciones y el comportamiento que te llevarán a conseguir lo que quieres. En este contexto la motivación y la fuerza de voluntad no son efectivas para lograr cambios a largo plazo”, señala.

En este sentido, detalla que hay tres pasos que son clave para comenzar a tener buenos hábitos, ¿cuáles son?

Sé específico

Lo primero que debes hacer es definir tu objetivo, ¿qué quieres lograr?

Por ejemplo, puede ser comer más sano, tratar de hacer ejercicio 30 minutos diarios u olvidarte del cigarro.

Hazlo simple

Una vez que sepas lo que quieres, debes crear estrategias sencillas que te ayuden a alcanzar la meta.

Si tu plan es comer mejor, agrega frutas y verduras en cada comida o incrementa tu consumo de agua. En el caso del ejercicio, camina más a paso rápido o utiliza las escaleras en lugar de los elevadores.

Recuerda que pequeñas acciones generan grandes cambios.

Activa tu comportamiento

Cada acción que hagas, debe recordarte tu objetivo principal. Si no tienes algún elemento que ayude a incluir el hábito que quieres, no tendrás ningún avance.

Por ejemplo, si en la mañana tomas un café, entonces deja una manzana al lado de la cafetera para recordarte que debes comer tus frutas.

En el caso del ejercicio, aprovecha cada momento libre para hacer algunas abdominales, sentadillas, etc. No es necesario que le inviertas mucho tiempo si lo haces durante todo el día.

Conforme vayas incorporando estos pequeños hábitos a tu rutina, podrás ir añadiendo otras acciones que no requerirán tanto esfuerzo y que te ayudarán a alcanzar tu objetivo rápidamente.

No olvides celebrar cada vez que realices una buena acción, pues así te sentirás más motivado a continuar.

(Con información de BBC)

Comentarios

Comentarios