POLÍTICA, PORTADA

Cínico hasta las cachas el PRI

VICENTE BELLO/ TREN PARLAMENTARIO

México.- A tiro de piedra de que comience el periodo ordinario de sesiones, de febrero-abril, la sola mención de que aumentará el precio de las gasolinas otra vez, escuece. Tres voces coincidieron ayer en San Lázaro en exigir a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que frene los aumentos anunciados: uno el día 4, otro el día 11, y un deslizamiento diario del día 18 hasta el final del mes.

Una voz fue la de Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE); otra, la de Enrique Ochoa Reza, líder nacional del PRI, y la tercera fue la de Rocío Nahle García, coordinadora del grupo parlamentario del Morena en la Cámara de Diputados.

Desde el viernes pasado, José Antonio Meade, secretario de Hacienda, ha estado diciendo que es posible que los aumentos programados para febrero no ocurran. Pero las fechas oficiales continúan vigentes.

Ayer, el grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados en su asamblea plenaria –previa al inicio del periodo ordinario de sesiones- demandó al gobierno que no aplique los aumentos.

Invitado central en la asamblea plenaria priísta –celebrada en el palacio legislativo de San Lázaro-  se apersonó el presidente del CCE, y su pronunciamiento principal fue no aumentar el precio de las gasolinas.

Castañón solicitó al gobierno de Enrique Peña Nieto “repensar los ajustes a los precios de las gasolinas previstos para febrero y los procesos de liberalización, debido a la coyuntura económica y de política exterior con Estados Unidos”.

Dijo que “los ajustes de los precios deben darse en los marcos que permitan las coyunturas política y social, por lo que en febrero lo deseable es que mantengamos los precios como están”.

E incluso demandó de la Secretaría de Hacienda tenga un poco de sensibilidad política: “En materia económica, el secretario de hacienda tiene los números adecuados para saber si tiene los espacios para postergar cualquier revisión al respecto, o probablemente la revisión le dé para que los precios se mantengan todavía similares a los que tenemos a partir de enero”.

Ante los diputados del PRI, el presidente de la CCE dijo que “México está pasando por un momento muy curioso, de coyuntura de desafíos económicos y una necesidad de generar la unidad sobre la nación que estamos construyendo”.

Esto lo dijo en alusión a la crisis entre México y Estados Unidos por causa del anuncio de Donald Trump de que construirá un muro en la frontera que México lo pagará. Fue allí cuando el líder del CCE dijo que la comunidad empresarial del país “a poya las decisiones del Ejecutivo Federal y del equipo negociador con Estados Unidos, para dar pasos en la relación bilateral, y ahí vamos juntos”.

Fue también cuando Castañón pidió a los diputados del PRI “que trabajen en medidas que impulsen a pequeñas y medianas empresas del país, para que puedan crecer y cada vez sean menos las que están en el sector informal. Y para tener facilidades para que las empresas pequeñas puedan invertir, puedan tener acceso a los créditos de la banca de desarrollo y comercio, que puedan tener incentivos fiscales para sus inversiones”.

Castañón, con lo que decía, hasta parecía diputado de partido de izquierda, pues esto es exactamente lo que han demandado cada que son revisadas las leyes fiscales.

Enrique Ochoa Reza, camaleónico, se puso a darle coba al presidente del CCE. Y hasta se puso a “exigir como partido que el gobierno de la República lleve a cabo todas las medidas a su alcance, para que, en responsabilidad presupuestaria, se evite un cambio al precio de los combustibles en febrero”.

El PRI dio cátedra de simulación. En voz de Ochoa Reza “pidió que se proteja, a través de todas las medidas públicas posibles, y con responsabilidad técnica la economía familiar de todos los mexicanos, en especial de los que menos tienen”…

¿Habrá mayores cínicos que los del PRI? He aquí a un Ochoa Reza dando cátedra: Este llamado lo hacemos porque su partido tiene una convicción de justicia social y se preocupa por el bienestar familiar”.

El partido Morena abordó ayer también el tema de las gasolinas. Diferente peso, las mismas palabras, la misma propuesta: Con el peso de la congruencia, la diputada Rocío Nahle García dijo: “Estamos en contra, no debe haber más gasolinazos; no hay motivo, no hay pretexto para aumentar el precio de las gasolinas”.

Exhortó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público “a que tiene que reorganizar su economía y hacer un recorte al gasto corriente excesivo, sobre todo a la Secretaría de Gobernación”.

Rocío Nahle entonces recriminó que Hacienda siga sin tocar el gasto corriente en el capítulo de los sueldos y salarios de la alta burocracia.

Agregó: “No hay motivo alguno para aumentar un centavo a la gasolina; al contrario, tienen que poner a trabajar las refinerías para importar menos gasolina, pues las tienen subutilizadas al 42 por ciento. Que el sistema Nacional de Refinación lo pongan a trabajar al 100 por ciento”.

Apostilló Rocío: “Vamos a exigirle a la Secretaría de Hacienda y al presidente Enrique Peña Nieto que no haya gasolinaza, porque sería una irresponsabilidad del tamaño del mundo”.

Apostilló otra vez: “Es muy irresponsable que Peña Nieto, después de que está viendo que Troya arde…, todavía le ponga más gasolina al fuego”.

Cuando un reportero preguntó a Rocío su opinión sobre la unidad nacional, en la que ahora el PRI pretende acaballarse, dijo: “La unidad nacional no es una reunión de los nueve partidos políticos, sino determinaciones que se toman”.

Comentarios

Comentarios

31 Enero, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Image Banner
Image Banner
Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.

Image Banner
Image Banner