OAXACA, POLÍTICA, PORTADA, TIERRA VIOLENTA

El caso de un desaparecido por pedir raid en Veracruz

 Texto por Arantxa Arcos /blog.expediente.mx para el Piñero de la cuenca 

Veracruz.- En los 77 días del Gobierno del cambio, priista a panista, madres de jóvenes desaparecidos siguen recorriendo las calles de Xalapa en busca de sus hijos.

Un año y tres meses han pasado de no volver a ver a Charlie López Hernández, joven de 25 años que por pedir “raid” a un amigo no dejó pista alguna de su paradero. Tampoco de la unidad de transporte público.

El 6 de noviembre del 2015, Charlie recibió dos buenas noticias que terminaron en su desaparición, presuntamente forzada; trabajo como pintor en una vivienda y un raid para ir a su nuevo empleo.

Un amigo de Charlie quedó de verlo previo a su cita laboral, se anexó otro “cuate” y se transportaron en el taxi número 367 de la ciudad capital.

Desde ese día, Blanca Rosa Hernández Ruiz busca a su hijo en las calles, en casas de amigos o personas que tuvieran noticias del paradero de Charlie.

“Si hay mucha violencia, sigue habiendo desaparecidos, esto no ha parado”, expresó Blanca, al no dejar de mirar hacia el Parque Juárez, buscando la mirada de su joven hijo.

Presentó la denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), revelando que portaba playera tipo polo de color blanco con franjas negras, pantalón de mezclilla azul marino y tenis de color blanco con morado.

Su cabello es negro, lacio y corto. Sus ojos negros y piel morena clara. Mide un metro con 72 centímetros, girando su mirada hacia abajo cada que hablaba con su madre.

Blanca se unió al Colectivo por la Paz, buscando ayuda de cómo proceder y obtener pistas que la FGE antes dirigida por Luis Ángel Bravo Contreras y ahora por Jorge Wínckler Ortiz, no consiguen.

“No se ha sabido nada, no hay avances”, criticó Blanca, sin dejar de mirar hacia el frente o sus hombros, buscando a Charlie.

El joven desaparecido exhibe en ambos brazos tatuajes de una payasa, en la pantorrilla izquierda la muerte, en el pecho las iniciales B.R.H.R., en la mano derecha tres puntos, cicatriz en la nariz y ceja izquierda.

Su madre confió que lo busquen como escuchó la promesa en el pasado proceso electoral, en los primeros días donde colectivos recibieron una medalla por su labor de incansable búsqueda de seres queridos.

“No se sabe de nada de nadie, del taxista, de mi hijo, de los tres que iban ahí. Mi hijo era pintor y trabajaba con un hermano. Ojalá con este nuevo gobernador sepamos algo de mi hijo” repitió Blanca.

La madre en busca de su hijo reiteró que otras madres se están uniendo a la situación que no cesa en Veracruz. La página de la FGE exhibe denuncias de 79 casos, mismos que siguen aumentando y podrían ser el doble.

Los datos al momento se protegen, rezando entre ellas que se reduzca con localizaciones en vida o fragmentos como otros colectivos buscan en el puerto de Veracruz.

“Para nosotras es como si estuviéramos muertas en vida, no es perder cualquier cosas, es un hijo, de esto nunca nos recuperamos hasta saber de ellos. Quiero encontrarlo como sea y que se acabe toda esta delincuencia”.

Cada mañana, Blanca Hernández sale de su casa rumbo a reuniones con integrantes del Colectivo por la Paz, a su trabajo, a visitar a familiares o comprar la despensa, buscando los ojos negros de su hijo.

“Espero encontrarlo y verlo en la calle. Me lo imagino en la calle, no importa como esté, pero lo voy a encontrar”.

Comentarios

Comentarios

17 Febrero, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Twitter
Siguenos en Facebook
El Piñero de la cuenca

El Piñero de la Cuenca es un medio de información con 30 años de vida; es un proyecto integrado por periodistas y profesionales de la comunicación comprometidos con las causas justas y sociales.