Escenarios
Veracruz.- 1
Los alcaldes y diputados locales y federales del PRI integraron un frente común en contra, cierto, de Felipe Amadeo Flores Espinoza, pero más aún, en contra de Héctor Yunes Landa.
Así, bastó que todos se fueran “a la cargada” en contra de ambos ante el presidente del CEN, Enrique Ochoa Reza, y el resultado es conocido por todos: Felipe Flores fue lanzado del tricolor, en tanto el senador fue doblado.
Lo peor: le quitaron la pelota para jugar la sucesión municipal soñando con la candidatura a gobernador en el año 2018 y ha quedado a la deriva.
Y es que Flores Espinoza se había arrodillado ante el senador. Incluso, era su rehén. Es más, lo tenía cooptado por todos lados. Peor tantito, mientras Amadreo suspendió el pago a los empleados de la CNC, desvió las prerrogativas del OPLE a las arcas del senador para financiar su periplo en Veracruz.
Tal cual, el CEN del PRI se ha sacudido a uno de sus carceleros, aun cuando todavía quedan otros, entre ellos, Érick Lagos y Jorge Carvallo, diputados federales, y el cacique magisterial, Juan Nicolás Callejas Arroyo.
Los tres, asegura el presidente de la Liga de Comunidades Agrarias, Juan Carlos Molina Palacios, han convertido al PRI en su rehén, creyéndose el trío los mesías tropicales.
Fuera Felipe Flores del ex partidazo, bloqueado el senador en su operación política y financiera, el camino de aquí pa’lante será más adverso que nunca.
La guerra ya está declarada.
El frente común de los presidentes municipales y legisladores locales y federales bastó para cimbrar a Yunes Landa.
No más mesianismo. No más egolatría. No más espíritu dictatorial.
Es la hora de sumar, cuyo lenguaje nunca ha conocido Héctor Yunes, más que para su beneficio patrimonialista.
Privilegiado, dice él, con una inteligencia incandescente, el senador suele humillar a los demás.
Se cree y siente predestinado. Ególatra, el mundo ha de girar a su alrededor. Y al cortar las alas a Felipe Flores en el CDE del PRI, queda, por lo pronto, a la deriva.
Ya se verá y conocerá su contraofensiva, pues de igual manera, también declaró la guerra a su compadre Molina Palacios y dejó demasiadas heridas en la piel política de Érika Ayala, la lideresa de la CNOP.

 

2
¡Vaya tarea para la delegada del CEN del PRI!
Ha de encauzar, por ejemplo, las pasiones desaforadas de las tribus rojas de cara a la elección de los candidatos a presidentes municipales, síndicos y regidores.
Y más, porque Flores Espinoza fue depuesto a la mitad del río cuando el OPLE tiene en marcha el proceso electoral de los ediles.
Y en tal jugada, el senador querrá seguir dueño de la pelota.
Si le pisa la sombra a la delegada y la coopta, mal hecho.
Si la delegada asesta el manotazo y exige el respeto y la libertad, pero además, sumando a las corrientes y los grupos, el tricolor podría, digamos, fortalecer su operación electoral.
Incluso, si la delegada “se tira al piso” de los fidelistas como Érick Lagos y Jorge Carvallo y del cacique Juan Nicolás Callejas Arroyo, el partido rojo seguirá hundiéndose, fuera de control.
Más todavía ahora cuando el PRI es partido de oposición, y sin un jefe máximo en el palacio de gobierno de Xalapa, las hordas serán peor que Atila trepado en su caballo Incitatus, pues los cardos ni los nardos florecerán.
Y más, por lo siguiente: en el lenguaje político todo mundo dice que el triunfo en las urnas en el año 2018 (diputados locales y federales, senadores, gobernador y presidente de la república) pasa por la victoria este año con la elección de los 212 alcaldes y 3,500 síndicos y regidores.
Y para amarrar el triunfo se necesita la unidad perdida, pero más aún, la unidad ante la ambición inescrupulosa de los Héctor Yunes Landa.

 

3
Con el manotazo de Ochoa Reza en el PRI Veracruz, el senador tendrá las siguientes opciones:
•Cabildear de nuevo en el altiplano para filtrar a los suyos en el nuevo comité directivo estatal.
Y así seguir usufructuando un margen de maniobra, aun cuando sea del secretario General para abajo.
•Cooptado por completo, entonces, cabildeará para buscar, digamos, la candidatura a gobernador por el Movimiento Ciudadano, de Dante Delgado Rannauro, en común acuerdo con su Alianza Generacional.
•Integrar una alianza partidista más amplia con otros partidos, como por ejemplo, el AVE y el Partido Encuentro Social, PES.
•Lanzarse como candidato independiente que ha sido uno de sus legítimos sueños dorados.
Y es que luego de la derrota infligida por su ex primo, Yunes Landa trae la sucesión como una daga clavada en el corazón, el hígado y las neuronas, y por todos lados buscará la venganza política en el año 2018, pues ni modo se resigne a su historial derrotista del 5 de junio.
El senador sabe que en el carril sólo estarían él y el senador Pepe Yunes Zorrilla como las figuras claves del PRI para rescatar la gubernatura.
Incluso, la única figura política que podría crecer de aquí para entonces es la de Américo Zúñiga Martínez, el alcalde de Xalapa, y cuya amistad y lealtad con Pepe Yunes es recíproca y a prueba de bomba.
Héctor Yunes, ha dicho el senador y líder petrolero, Carlos Romero Deschamps, es tan peligroso como imprevisible, pues en sus arrebatos reacciona de manera insospechada.

Comentarios

Comentarios